Aceite de girasol para freír

Los alimentos fritos son comúnes en el mundo entero. El aceite o la grasa para freír juega un papel fundamental en la industria del servicio de alimentos y tiene un encontronazo directo en la calidad de los alimentos, tal como en otras caracteristicas de la operación. Este producto trata eminentemente sobre los aceites para freír y sus peculiaridades.

El medio para freír se puede clasificar como grasa o aceite. Al tiempo que los aceites tienden a ser líquidos a temperatura ámbito, las grasas continúan sólidas a temperatura ámbito, como la manteca de cerdo o el sebo y ciertos aceites de palma.

Precaución con las frituras y el exceso de aceite

Comentando de calorías del aceite de oliva, una ración de croquetas hogareñas absorbe unos cien gramos de aceite o, lo que es exactamente lo mismo, contribuye unas 900 calorías añadidas a las proporcionada por los otros elementos. Además de esto, si la mantequilla no es virgen plus o de semillas, su menor consistencia provoca que penetre mucho más en el alimento y el aporte calórico sea aún mayor. Eso sin nombrar la cantidad agregada de ácidos poliinsaturados omega-6 insignificantes que están en los aceites de semillas (girasol, sésamo, etcétera.).

Por este motivo nuestra recomendación es limitar siempre y en todo momento el consumo de frituras y si vas a consumirlas cerciórate de emplear un óptimo aceite de oliva, predominantemente virgen plus de la máxima calidad, puesto que aportará algo menos calorías en el plato y un tanto mucho más de polifenoles y antioxidantes naturales que son buenos para la salud.

Virtudes de freír con aceite de oliva virgen plus

  • A elevadas temperaturas, la fritura es mucho más rápida, con lo que los alimentos pierden menos nutrientes.
  • Las proteínas crean una cubierta superficial crocante que disminuye la penetración del aceite. De esta manera se restringe el incremento de calorías y se preservan dentro suyo el jugo y las sales minerales.
  • El aceite de oliva virgen plus destaca el gusto de los alimentos, transformando la fritura en una experiencia culinaria premium.
  • El 80% de las substancias antioxidantes del aceite de oliva virgen plus se preservan tras calentarlo o freírlo.
  • Un trabajo de investigación hecho por un aparato de científicos de la Facultad de Granada probó que las verduras fritas con aceite de oliva virgen plus (AOVE) mejoran su aptitud antioxidante y el contenido en compuestos fenólicos que previenen el cáncer, la diabetes o la degeneración del mácula.
  • Según un análisis de la Facultad de Jaén, no se dieron a conocer artículos tóxicos de oxidación térmica tras ocho horas de exposición a elevadas temperaturas. Además de esto, el aceite de oliva virgen plus mantiene un óptimo valor sobre nutrición y es mucho más utilizable por el organismo.

💡 Haz la prueba: fríe cien gramos de patatas con aceite de oliva y otros cien gramos de patatas con aceite de girasol y pésalas tras freírlas. Las patatas fritas de girasol pesarán mucho más por el hecho de que esta grasa penetra mucho más en la comida que el aceite de oliva, con lo que aparte de ser mucho más saludables se consume menos aceite

Deja un comentario