Albondigas en salsa de tomate frito

En el momento en que hicimos esta receta por vez primera pensamos: ¡al fin hemos superado a las albóndigas de mamá! (sin desprestigiarlas claro está), pero están muy ricas.

Debemos decir que no son las habituales albóndigas en salsa que les agradan, sino es una receta mucho más rápida y con un gusto muy italiano, puesto que son una adaptación de una vieja receta de Jamie Oliver. .

Síguenos en las comunidades

Ascendemos mucho más trucos, recetas y trucos de cocina en Instagram, Fb y Youtube. Te aguardamos en otras interfaces comunitarias para comunicar aventuras gastronómicas en todos y cada uno de los formatos. Te dejamos los links ahora para tu simple ingreso. instagram Fb youtube

Modo de preparación

  1. Remojar las migas un rato en la leche.
  2. Mondar los ajos, quitarles la semilla y picarlos finamente o machacarlos bien en un mortero.
  3. Lava y seca el perejil. Las hojas se pican finamente.
  4. Mezcle la carne de res y cerdo en un tazón grande. Añadir el pan rallado, el ajo y el perejil. Entremezclarse con.
  5. Añade el huevo batido y regresa a combinar.
  6. Ajuste la sal y la pimienta al gusto.
  7. Forme las albóndigas con las manos sutilmente engrasadas o humectadas. Precisamente del tamaño de una pelota de golf.
  8. Cubre las albóndigas con harina. Golpéalos múltiples ocasiones para aflojar el exceso de harina.
  9. Calentar el aceite para freír a 170°C, bastante para contemplar las albóndigas.
  10. Cuando el aceite esté ardiente, fríe las albóndigas en tandas. Solo precisas freírlos a lo largo de 2-3 minutos. Chorrear y reservar.
  11. Mondar la cebolla y los dientes de ajo. La cebolla se pica finamente. Machacar el ajo sin las semillas.
  12. Ardiente 4 medidas de cuchara de aceite de oliva en una cazuela a fuego medio.
  13. En el momento en que el aceite esté ardiente, fríe la cebolla hasta el momento en que esté sutilmente traslúcida y despacio.
  14. Añade el ajo machacado, revuelve y fríe por unos minutos mucho más.
  15. Machaca los tomates en una licuadora y pásalos por un colador fino.
  16. Añada las albóndigas a la sartén y los tomates colados.
  17. Añada hojas de laurel y una cucharada chica de azúcar. Añadir sal y pimienta al gusto.
  18. Cocine medio tapado a lo largo de 20 minutos a fuego retardado, mezclando esporádicamente.
  19. Destape la cazuela y si la salsa está bastante líquida, cocine un tanto mucho más.
  20. Y eso es todo. ¡Disfrute de su comida!

Elementos

  • Carne picada 700 g
  • Huevos 2
  • 2 (tix_licloves_14) tixag_14) Leche 70 ml

  • Vino blanco 30 ml
  • Pan rallado 20 g
  • Perejil fresco
  • Sal
  • (tixamient) tixag_14) Harina de trigo (de esta forma, con este ingrediente envolveremos las albóndigas)

  • Aceite de oliva virgen plus 30 g
  • Azúcar
  1. Poner la carne picada en un bol.
  2. Ahora, en un bol mucho más pequeño, añade la leche, los huevos, 2 dientes de ajo picados, el pan rallado, el vino blanco, el perejil picado, la sal y la pimienta. Entonces removemos bien hasta el momento en que se incluyan los elementos.
  3. El próximo paso es verter la mezcla sobre la carne picada, revolver hasta el momento en que esté bien mezclado. Entonces lo dejamos descansar por diez minutos. Arreglamos la sal.
  4. Ahora ponemos el pan rallado en un plato y ofrecemos forma a las albóndigas a nuestro gusto.
  5. Tras todo este trámite, sacamos una sartén, agregamos el aceite y lo calentamos. De ahí que, freímos las albóndigas en porciones. Para finalizar, añadir la salsa de tomate Frito Valdeporres, exactamente la misma con las albóndigas. Deja que todo se cocine a lo largo de 20 minutos.

Realizar Salsa de Tomate

  1. Esta salsa que te explicaré no es solo para esta receta, la puedes emplear para bastantes platos. Puede cocinarlo en enormes proporciones y almacenar las sobras en frascos y almacenar en el refrigerador.
  2. Abre la lata de tomates enteros pelados y quita el exceso de líquido (agua de tomate) en tanto que en un caso así solo usaremos la pulpa. Puedes almacenar el agua en una jarra para otra receta futura o ponerla en una cazuela y dejar que reduzca a lo largo de 15 minutos para tener una pasta de tomate concentrada.
  3. Coloca en una cazuela unas 5 medidas de cuchara de aceite y mientras que se excita, pela los ajos y pícalos finamente. Agregamos a la olla los ajos fileteados, los sofreímos y en el momento en que comiencen a tomar color, agregamos los tomates y los partimos en el medio con una cuchara de madera.
  4. Déjalos cocinar hasta el momento en que se reduzcan a menos de la mitad de su tamaño, unos 30 minutos a fuego retardado. Si tienes prisa, puedes llevarlo a cabo a lo largo de 15-20 minutos a fuego medio-prominente, quitando todo el tiempo a fin de que el tomate no se pegue a la olla (pero el gusto no va a ser exactamente el mismo).
  5. Añadir una cucharada chica de azúcar para achicar la acidez, una migaja de sal y pimienta negra recién molida. Si disfrutas el orégano, el tomillo o la albaca, puedes ajustar tu salsa. Sacamos todo bien, mezclando los sabores.
  6. Prueba y arregla con sal, si bien probablemente no sea preciso. Revuelve unos minutos, quita del fuego y acaba pasando la salsa por el chino. Esto lo va a hacer mucho más sutil, pero si disfrutas hallar trozos de tomate (me agrada), omite este paso. Reservamos para integrar las albóndigas.
  1. La primera cosa que vamos a hacer es llevar a cabo las albóndigas a fin de que queden todas y cada una aproximadamente iguales. Sazone la carne molida, tanto el pollo como el pavo, en un tazón grande. Batir 2 huevos y agregarlos adjuntado con la nuez moscada. Las rebanadas de pan sin corteza, que hemos remojado antes a lo largo de unos minutos en leche fría. Y para finalizar el ajo prensado o picado muy fino (menos la yema interior o tallo, para no reiterar).
  2. Combinamos todo bien con las manos hasta el momento en que se mezclen los elementos. Esta va a ser la base de nuestros futuros dumplings.
  3. Sin temor, empezamos a trabajar la masa, realizando bolas pequeñas (o enormes, según gusto) que entonces vamos a pasar por harina. Los dejamos en un plato aguardando la sartén.
  4. Sacudirlos un tanto para quitarles el exceso de harina y freírlos en aceite de oliva virgen plus muy ardiente. Unos tres minutos alcanzan y ahorramos.
  5. Pasar las albóndigas a la olla con la salsa de tomate recién lista. Calentar a fuego medio hasta el momento en que quede una salsa de tomate levemente densa (de la harina), unos diez minutos.
  6. Las dejamos descansar unos 5 minutos mientras que freímos las patatas en el corte que mucho más nos agrade.

Deja un comentario