Alitas de pollo al microondas en bolsa

Bienvenidos al nuevo página web de Suridan: Recursos de Hospitalidad.

Mejorando las alas:

Primero limpiamos las alas de pollo y les quitamos los restos de plumas que logren tener. Si deseamos, asimismo suprimimos el exceso de piel. Reservamos.

Poner todas y cada una de las condimentas en un mortero y triturarlas. Asimismo reservamos.

Prepara el pollo. Macerado

  1. En el momento en que se adquieren las aletas se acostumbran a proveer terminadas, o sea: aleta, punta y pie.
  2. En el hogar nos agradan los extremos, pero si no te agradan únicamente debes cortarlos y separarlos del resto, mueves el hueso con la mano y con un cuchillo lo apartas, tarda menos de 5 segundos
  3. Colócalas sin bolas en un plato y condimenta con sal y pimienta. Pela un diente de ajo (o 2 si disfrutas su gusto) y pícalo muy fino.

Alas para hornear con miel, soja y limón

  1. Precalentar el horno a 220º C, con calor arriba y abajo y ventilador.
  2. Con el aderezo que hicimos para las alas, mientras que vayan al horno y van a quedar excelentes. Pero con la salsa que haremos en este momento les daremos considerablemente más gusto.
  3. Es hora de elaborar la mezcla con la que los rebozaremos. Mezcle la salsa de soja, la miel y el jugo de limón en un frasco de vidrio.
  4. Cierra bien y bate para combinar bien los elementos, la mezcla ha de ser homogénea.
  5. Pone las alas en una bandeja grande y pincela realmente bien la parte de arriba con nuestra mezcla con asistencia de una brocha.
  6. Dejamos algo de salsa para untar a mitad de cocción en el momento en que las volteamos.
  7. Las metemos en el horno a 180°C y las dejamos hornear a lo largo de 30 minutos en la bandeja del medio a fuego prominente o bajo y aire ardiente.
  8. En medio de una cocción, proporcionarles la vuelta con un tenedor y pincelar nuevamente con la salsa reservada a fin de que se doren por los dos lados.
  1. Tras hornearlas, las servimos en una bandeja ardiente y las ingerimos con las manos.
  2. A lo largo de este tiempo de cocción tenemos la posibilidad de elaborar arroz blanco como guarnición.
  3. Asimismo se puede ser útil con una ensalada al gusto, completando la cena redonda. Los servimos calentitos y todos juntos… ahora vas a ver qué ricos están, comidos como pipas uno tras otro.
  4. Esta receta pertence a las una cantidad enorme de opciones que tienen las alas en el momento de cocinar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *