Buñuelos de bacalao receta andaluza

  1. Si el bacalao es salobre, la primera cosa que deberás llevar a cabo es desalar el bacalao hasta el momento en que esté salobre. Vea nuestros consejos para desalar bacalao aquí.
  2. Ahora cortamos el bacalao en pedacitos pequeñísimos o lo cortamos en dados tras sacarle la piel y las espinas si usamos filetes de bacalao congelado como te hemos sugerido.
  3. Recortar las cebolletas en juliana muy fina. Picar el perejil muy finamente. Ponemos todo en un bol y echamos la mayor proporción de agua viable, tiende a ser bastante con media taza de agua. Añadir colorante alimenticio al gusto y una aceptable cucharada de aceite.
  4. Añade la harina y mezcla bien hasta el momento en que quede una mezcla homogénea con textura de leche condensada, o sea, líquida pero homogénea. Va a deber cambiar la proporción de harina hasta el momento en que alcance esta rigidez, conque añada un tanto al unísono por cucharaditas. Ver imágenes pasito a pasito. Debe verse como una bechamel densa que se está despegando de las paredes del bol.
  5. Probamos con sal. Este punto es esencial por el hecho de que el bacalao fresco no es salobre y necesitaremos añadir mucho más sal que si usamos bacalao desalado.
  6. Deja descansar la masa en el frigorífico unos 30 minutos para ofrecerle mucho más rigidez.
  7. Pasado el tiempo de reposo, verterlos en una cantidad espléndida de aceite hirviendo (asimismo tenemos la posibilidad de utilizar la freidora). La medida es una cucharada de mezcla por cada rollo. Tan rápido como estén dorados, sácalos y déjalos chorrear sobre toallas de papel.
  8. En este preciso momento nos encontramos sirviendo las patatas fritas de bacalao, muy calientes.

Elementos

  • 250 g de bacalao rallado o filetes de bacalao al punto de sal
  • 150 g de harina de trigo frita todo empleo o particular
  • 260 ml agua no muy caliente
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla pequeña o cebollín
  • 2 cucharaditas de levadura o polvo de hornear (14) (gigabytes) tixag_14) sal
  • perejil picado
  • aceite de oliva tierno o de girasol

Te puede atraer…

Receta para Español Bacalao con pimientos

Receta de bacalao a la vizcaína

Receta de bacalao frito esponjoso Variantes:

Puedes prescindir del cebollino o añadir unos dientes de ajo finamente picados. Existe quien le echa algo de colorante alimenticio a la masa a fin de que quede mucho más amarilla, pero a mí en lo personal jamás me ha dado gusto por el hecho de que siento que ha absorbido mucha mantequilla.

Puedes seleccionar entre bacalao salobre o ahora desalado. Me agrada complicarme un tanto en la cocina y suelo adquirirlo desalado, fresco o congelado. No obstante, el bacalao en salazón es mucho más económico y solo deberás sostenerlo en agua unas 48 horas, cambiándolo 2-3 ocasiones cada día y probando siempre y en todo momento un trozo pequeño en el final del desarrollo para revisar si por el momento no está salobre, chorrear y utilizar.

ANTES DE COMENZAR, UN POCO DE HISTORIA

El origen de las tortitas de bacalao semeja remontarse al siglo XIII, a lo largo del asedio de la Sevilla musulmana por la parte del rey católico Fernando III. Frente a la escasez de víveres, atraparon un cargamento de bacalao y harina, que, tras ser adobados y fritos, servían de alimento a la población.

El bacalao es un pescado blanco originario de las frías aguas del norte de Europa. Esta clase se distingue por su gusto único, siendo entre los pescados mucho más apreciados en la cocina portuguesa y de españa.

Deja un comentario