Como preparar cochinillo al horno en casa

En el momento en que adquieras la platija, lo idóneo es que esté totalmente limpia y abierta en el medio, de la cabeza a la cola. Esto causa que sea mucho más simple de hornear. El tamaño perfecto para cocinar en un horno familiar habitual es de un máximo de 5 kilos.

Otra recomendación esencial es no emplear la reja del horno para dorar la piel del panificado. Lo destacado es subir la temperatura y dejar unos minutos mucho más para ser útil y comer solamente sacarlo del horno, más que nada la cabeza, que se encuentra dentro de las partes mucho más apreciadas y exquisitas de la cochinilla.

Consejos para llevar a cabo un hojaldre al horno

  • En el momento de obtener un hojaldre, pídelo limpio y semiabierto, de pies a cabeza, idealmente con la garantía de Segovia y al límite tamaño entre 4 y 5 kilos a fin de que se logre cocinar en un horno casero.
  • No uses la parrilla del horno para dorar, es conveniente subir la temperatura y sostenerla unos minutos mucho más y después comer rápidamente, más que nada la cabeza, que tiende a ser entre las piezas mucho más ricas y apreciadas. .

Elementos para Butifarra de Segovia Asada

  • 1 Butifarra Blanca de Segovia Garantizada (4kg a 4,5kg)
  • 1 taza de agua (1/2 l precisamente)
  • Sal gordita (repartida cerca de una cucharada)
  • 200 g de manteca de cerdo

Lo más esencial en la preparación es esencial tener buenos elementos. En otras expresiones, un óptimo mamador de Segovia. Con un peso entre 4 kg. y 4,5 kg.

Precio de un cochinillo

Hoy día el valor de un cochinillo en Navidad ronda los 12 a 18 euros el kilo, siempre y en todo momento va a depender de su origen y calidad. Si decides llevarlo a cabo fuera de temporada, puedes hallarlo a costes algo mucho más bajos, pero no te hagas ilusiones, de 8 a 15 euros. Eso sí, si compras el exprimidor en Segovia o en algún sitio de Castilla y León, seguramente vas a poder ahorrarte unos euros en la cesta de compra. Ya que este es un producto que acostumbra consumirse en datas esenciales, lo destacado es adquirirlo de la calidad más alta que se pueda.

Entre los enormes problemas en el momento de llevar a cabo el sukalche es si en el hogar sale con la piel crocante. Trucos existen muchos, pero yo sugiero subir la temperatura en los últimos minutos a fin de que quede crocante. Hay gente que le pone la parrilla, pero al subir la temperatura de 150º a 200º, los últimos minutos terminarán tostándose. Si te comienzan a abrasar las orejas, coloca papel de aluminio a fin de que queden crocantes (las orejitas de cochinillo crocantes son un manjar)

Asar un cochinillo mucho más cochinillo

  1. Metemos el cochinillo al horno a 150 ºC en el centro con subidas y bajadas de temperatura a lo largo de una hora precisamente, esparciendo de forma frecuente con la grasa y los jugos que suelta.
  2. Dejamos el rollo en el horno sin ofrecerle vuelta otra media hora a exactamente la misma temperatura.
  3. Si observamos que la cazuela o sartén se queda sin agua a lo largo del horneado, debemos añadir un tanto mucho más, pues el bizcocho precisa esa humedad para realizar bien.
  4. Para hallar esa enorme piel crocante y dorada del panificado, sube el horno a 190º C a lo largo de otros 15-20 minutos. En suma, el lechón debe mantenerse en el horno unas 2 horas.
  5. Si el rollo es pequeño, no es necesario ofrecerle la vuelta, pero si te paras en mucho más de 5 kilogramos, hay que ofrecerle la vuelta a media cocción, y aún vamos a terminar la última parte por el lado de la piel. arriba.
  6. Tenemos la posibilidad de utilizar aire ardiente en los últimos 5 minutos para hallar una piel mucho más crocante, no mucho más para eludir que la carne se reseque del colador.
  1. Retire del horno. Es esencial no dejarlo descansar en el horno o destrozarás el buen llevar a cabo de esa exquisita piel crocante.
  2. En el momento en que servimos la sukka, debemos servirla con una corteza muy crocante que contraste de manera perfecta con la grasa de la carne.
  3. Corta el colador y trasfiere el jugo de la fuente a una cazuela. La salsa se humedece con buen pan español o se mezcla con la carne.
  4. No lo agregues a la piel crocante que nos ha costado poder, puesto que solo la ablandará.

Deja un comentario