Como quitar el picante de los callos

Naturalmente, todos y cada uno de los trucos marchan, pues el puchero prosigue en el fuego, en la olla. Lo destacado es procurar retirarse cuanto antes.

Si no es un guiso, sino más bien verduras o carne cocida, puede ser bastante con pasarlas por agua fría y dejarlas chorrear y secar.

Contenidos

Usa cítricos para tus recetas picantes

Otro de los más destacados trucos para achicar el picante en la cocina es añadir elementos cítricos. El fundamento es que son alimentos ácidos y neutralizarán esa nota picante en tu plato. Variantes como limón, piña o naranja son especiales para añadir a cualquier salsa y contrarrestar el exceso de picante. Entonces, puede decantarse por pollo a la naranja o arroz con limón si exageró el picante en su receta original.

Ahora hemos señalado previamente que el azúcar puede guiarte a contrarrestar el calor. No obstante, puedes integrar el azúcar de forma indirecta a tu receta mediante las verduras. Si añades zanahorias o boniatos a tu plato, reducirás muy claramente esta nota picante. Por consiguiente, gozarás de una receta exquisita y muy balanceada.

Elaboración de Callos a la madrileña

  1. Ponemos los callos en una cazuela a presión llena de agua fría y hervimos todo a lo largo de 50 minutos. Recuerda que debe existir bastante agua. Cocine siempre y en todo momento a fuego medio a fin de que el líquido no se derrame en la cazuela. Si no vas a emplear cazuela a presión, puedes cocinarlo todo a lo largo de 2 horas de manera clásico, agregando agua si es requisito a fin de que no se quede sin líquido y siempre y en todo momento a temperatura media.
  2. Hasta entonces elaborar la salsa. Mondar y picar la cebolla y el ajo. Añádelas a una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen plus y déjalas dorar. En el momento en que comiencen a dorarse, añadir los tomates rallados o pelados y trozados. Dejamos a lo largo de unos 2-3 minutos, guisando a fuego medio y mezclando regularmente.
  3. Añade una cucharada de pimiento colorado dulce a la sartén. Si deseas algo de pimiento colorado, excelente. En el hogar siempre y en todo momento van con una nota especiada, si no, no serían callos de La capital española para nosotros. Añada el comino molido y revuelva para conjuntar todos y cada uno de los elementos y sazone con sal.
  4. Tras 50 minutos, quita la cazuela a presión del fuego y (en el momento en que deje de salir vapor) abre la tapa. Tenemos la posibilidad de ponerlo bajo el grifo de agua fría a fin de que sea mucho más veloz y simple. Conque cortamos de forma directa a la cocción.
  5. Añadir la salsa, los pimientos, el comino y el chorizo. Revuelve para integrar bien los elementos, en este punto probaremos la sal y agregaremos a nuestro gusto. Verificamos las condimentas agregando mucho más. Si lo suponemos preciso, a nuestro gusto y sal.
  6. Volvemos la cazuela al fuego, pero sin la tapa. Deja que se prosiga cocinando a fuego moderado hasta el momento en que los callos estén tiernos. Lo herví a lo largo de otras 3 horas a fuego medio bajo.
  1. Si bien es dependiente bastante del gusto de cada casa. Yo suelo añadir la morcilla en el momento en que queda una hora de cocción a fin de que no se deshaga, pero si no te importa que se integre en todo el guiso, puedes añadirla en el paso 9. A lo largo del desarrollo, Agregaremos agua si el guiso lo precisa para sostenerlo un tanto seco, pero jamás en demasía. Tras añadir agua, es esencial revisar el punto de sal.
  2. Sacar el chorizo ​​en trozos o rodajas en el momento en que queden 30 minutos de cocción. Proseguimos cocinando. Verificamos el punto de cocción, logrando acrecentarlo o disminuirlo en este último desarrollo según observamos.
  3. Retire del fuego y deje descansar con la tapa puesta. Cuando menos 1 hora antes de ser útil. Me agrada dejarlas descansar toda la noche en el frigorífico.

Lácteos

Esta es de las mejores opciones para normalizar un plato bastante picante. En dependencia de la receta, puedes añadir: leche, nata, leche de coco, iogur heleno e inclusive mantequilla. Cualquier alimento lácteo asiste para achicar el picante.

Como es natural, los alimentos dulces dismuyen el picante, con lo que aparte de las verduras dulces, puedes emplear azúcar como és o diferentes géneros de miel. Aun algo de salsa de tomate va a funcionar bastante bien. Este truco es excelente para aderezos y vinagretas.

Emplea artículos lácteos

La leche, la nata o el queso son buenos socios para normalizar el amargor. Mi recomendación es añadir una cucharada al unísono y combinar bien. Sí, el color cambiará, pero cuando menos no picará. No olvides evaluar.

Asimismo te puede atraer: Corvina a la Plancha con Salsa de Nopal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *