Galletas avena y platano crujientes

¿Hay un monstruo de las galletas saludable? Estas Galletas de Banana y Avena tienen todo para complacerte; Son fáciles, ricos y con chispas de chocolate. Idónea para los mucho más pequeños y para los que no somos tan pequeños, ¡guárdate esta receta!

Las galletas quedan con un exquisito gusto a plátano y preservan todo el dulzor de esta fruta, con lo que solo agregamos unas medidas de cuchara de miel a la masa y se podrían realizar de manera perfecta sin nada.

De qué manera llevar a cabo galletas de avena y plátano

  1. Aplasta los plátanos con un tenedor para realizar un puré despacio.
  2. Si lo quiere, añada uno o mucho más elementos de su decisión al puré de plátano: puré de semillas de girasol, puré de almendras o pasas.
  3. Añade la avena y mezcla bien.
  4. Sobre una bandeja forrada con papel de horno, con una cuchara, sacar porciones de la masa y achatar un tanto hasta conformar una galleta. Cuanto mucho más finas sean, mucho más crocantes van a quedar. Si los elige suaves, hágalos mucho más gruesos.
  5. Hornear a lo largo de unos 15 minutos a 180 grados.
  6. En el momento en que las galletas estén doradas, sácalas del horno y espera a que se enfríen poco antes de comerlas.
  • Son tan simples de lograr que los bebés mayores tienen la posibilidad de contribuir a hacerlos. A los pequeños de 2 años les encantará combinar el plátano y la avena con las manos.
  • Se tienen la posibilidad de preservar a lo largo de 1 o 2 días en un envase hermético a temperatura ámbito o en el frigorífico. Asimismo puedes congelar la masa antes de hornear para hacerla otro día.
  • Puedes reemplazar el plátano por 400 g de compota de manzana sin azúcar añadido.
  • Si a tu bebé le agradan, te animamos a evaluar mucho más recetas de dulces caseros para bebés.

Galletas de avena con plátano y chocolate Elementos

  • Servicios: 12-15 entidades
  • Tiempo: 30-35 min
  • Contrariedad: Súper simple

Cocinar, como llevar a cabo Avena Casera Galletas crocantes y súper simples:

  1. Corta la mantequilla en trozos enormes, ponla en un envase capaz para microondas y se fundirá en pocos segundos en el microondas (observa y sácalo, en el momento en que esté líquido o prácticamente, en tanto que puede explotar un tanto y ensuciar tu microondas). Mézclalo con la avena con asistencia de unos palillos, intentando que se remojen bien.

    Combinar la avena con la mantequilla fundida

  2. En otro bol, romper el huevo , agregamos el azúcar y la sal y combinamos todo con unos cuantos palitos hasta el momento en que quede bastante homogéneo. No es requisito batirlo, solo entremezclarlo. En este momento es el instante de añadir la canela si lo quiere.

    Combinar los huevos con el azúcar y la sal

  3. Poner un colador y verter la harina y levadura por arriba. Coge el colador y mira como lo mueves y haz que choque con tu mano a fin de que caiga sin grumos ni sedimentos, o sea lo que se conoce como tamizado. Mezcla bien todos y cada uno de los elementos con los palillos.

    Tamizar la harina

    Mezcla hasta el momento en que quede homogéneo

  4. En este momento añade en este bol la avena que has mezclado con la mantequilla. Mezcla todo bien y ahora tienes una masa de bizcocho lista.
  5. Contemplar el bol con papel largo y dejar en el frigorífico unos 15 minutos a fin de que la masa quede mucho más compacta y sea un tanto mucho más simple ofrecer forma a las tartas.

    Ahora poseemos lista la masa de galletas de avena

  6. Precalienta el horno a 180ºC con calentar arriba y abajo y ventilar mientras que se dan forma a las galletas.
  7. Tomar trozos de masa con una cuchara o una cuchara para helado. En todo caso, dejar las porciones suficientemente separadas unas de otras como en la fotografía (por el hecho de que entonces se expanden un tanto en el horno) y sobre papel aceitado o una placa de horno (como la que yo empleo).
  8. Ofrecer a las piezas una manera aproximadamente redondeada, pero sin meter las manos, solo con una cuchara o lengua de cocina. Corta un cuadrado de papel pergamino, colócalo encima de cada bola y aplánalo con la mano a fin de que queden planos y no se te peguen. Si los bordes están irregulares, siempre y en todo momento puedes regresar a repararlos con una cuchara o lengua de cocina. Puedes observar que no son con perfección redondos (esa no es la intención), pero tienen un bonito aspecto rústico y no debes tocarlos con las manos para nada.

    Con este pequeño truco y sin manchar puedes ofrecer forma de forma fácil a las galletas

  9. Poner el papel o el tapete sobre una reja, mete al horno y enhorna las galletas por unos diez minutos, hasta el momento en que mires que están doradas. Me tomó precisamente diez minutos.
  10. Sácalas del horno y déjalas enfriar sobre una reja a fin de que no se mojen y queden crocantes.

    Aquí puedes observar lo crocantes que están

Elementos para diez galletas

  • 2 plátanos maduros
  • cien g de avena
  • opcional: pedacitos de chocolate, nueces, etcétera.

Con un tenedor, triture el plátano macho hasta el momento en que quede un puré. Revuelva con los copos de avena, debe conseguir una mezcla tenuemente densa (si es requisito, añada mucho más copos). Prepara una bandeja con papel de horno y usa una cuchara para dividir la mezcla en porciones, triturándola delicadamente con la cuchara para conformar tortas redondas. Si quiere añadir chispas de chocolate o nueces, colóquelas sobre las galletas presionando tenuemente. Metemos la bandeja en el frigorífico a lo largo de diez minutos, mientras que el horno se excita a 180 grados. Tras diez minutos, hornee las galletas a lo largo de unos 15 minutos. Retire del horno y use una espátula para despegar el papel de hornear. Como ahora enseñamos, son galletas blandas, con una rigidez que recuerda a las gominolas de frutas naturales, pero al unísono son crocantes por el hecho de que la avena mantiene su rigidez natural. Es un tanto bien difícil de argumentar, ¡debes evaluarlos!

Deja un comentario