Guiso de pollo con calabaza

Rosquillas saludables de calabaza y almendras

¿Quién mencionó que las donas no son saludables? Estas donas saludables de calabaza y almendras te sorprenderán por lo buenas que son, lo simples que son de realizar y, además de esto, están llenas de nutrientes y grasas saludables.

Por el hecho de que cocinar en el hogar no usa grasas hidrogenadas, que se usan en la industria a fin de que ciertos pasteles se preserven mucho más tiempo y tengan una textura mucho más homogénea, aparte de ser considerablemente más económicos.

De qué manera realizar albóndigas de pollo con calabaza baby

  1. Lava y pela las patatas y la calabaza. Córtalos en cubos de múltiples centímetros. Manténgalos separados.
  2. Lavar y mondar la zanahoria. Recortar la zanahoria, la cebolla y el diente de ajo en trozos y procesarlos en un procesador de alimentos hasta el momento en que estén muy trozados.
  3. En un bol grande ponemos las verduras troceadas, el pollo picado, el pan rallado y el youghourt. Combinar todo bien hasta el momento en que se revuelva completamente.
  4. Pone algo de harina o maicena en un plato liso. Forma bolas con la mezcla con las manos y espolvorea con harina. Déjalos en un plato mientras que esperas la cazuela.
  5. Pone una cazuela mediana a fuego medio, añade un chorrito de aceite de oliva y en el momento en que esté ardiente añade las albóndigas y revuelve delicadamente hasta el momento en que estén doradas por fuera.
  6. En este momento añade las papas y las zanahorias en cubos adjuntado con las albóndigas y cocina por un minuto. Añada bastante agua o caldo de verduras sin sal a la cazuela para contemplar las albóndigas. Cocine por 15 minutos a fuego medio, mezclando esporádicamente para eludir que los elementos se peguen.
  7. En el momento en que las patatas y la calabaza estén blandas, el guiso va a estar listo. Espere a que se ardiente antes de servirlo a su bebé. De esta manera tienen la posibilidad de comer los mucho más enormes, y para los mucho más pequeños, se puede machacar con un tenedor las patatas, la calabaza y las albóndigas adjuntado con el caldo.
  • Si haces muchas albóndigas, puedes congelarlas para otro día. Colócalas en una bandeja levemente separada y mételas en el congelador hasta el momento en que estén totalmente congeladas. Entonces póngalos todos en una bolsa con cierre hermético y va a poder guardarlos hasta por 3 meses.
  • En el momento de obtener carne picada, es preferible seleccionar una pechuga de pollo entera en el carnicero y soliciar que te la muelan instantaneamente. A fin de que sepa precisamente lo que le da a su bebé.
  • Asimismo puedes hacerlos con pavo molido o una mezcla de cerdo y res. Otras verduras que puedes usar son el calabacín, el boniato… escoge las que estén en temporada en tu zona.
  • En esta receta, el youghourt procura realizar el trabajo del huevo, pero si tu pequeño ahora come huevos, puedes emplear huevo en vez de iogur. 1 pechuga de pollo 225 g)
  • Condimento a decisión
  1. Mondar y picar finamente la calabaza, los calabacines y el apio.
  2. Ponemos todos y cada uno de los elementos y condimentas en una cazuela con agua.
  3. Rebana las pechugas de pollo y agrégalas a la cazuela.
  4. Cocine a lo largo de unos diez-15 minutos con la tapa puesta, mezclando de forma regular.
  5. Deja que se enfríe un tanto, ten en cuenta que la comida que le servimos a nuestros perros chiquitos no ha de estar bastante ardiente, ¡y ahora está ya lista para ser útil!

Deja un comentario