Pastel de puerros javi recetas

Mi madre acostumbra llevar a cabo tartaletas de puerro y siempre y en todo momento quedan muy ricas pues la tarta por la parte interior es mantecosa… Me animó alguno de sus consejos y el día de hoy les doy mi versión. La única diferencia es que a los puerros les agrego espelta y algo de vino blanco dulce. ¡Esta tarta es idónea para cenar con una ensalada! Y es tan simple de lograr que no deseo que absolutamente nadie vuelva a obtener hojaldre industrial. ¡No puede ser!

Receta de pastel de puerro para un círculo de 22 cm:

Besan ka Grita – Receta de desayuno simple y rápida

Permíteme decirte que si horneas, esta receta marcha sí remover paso 2 o 3 ingrese n temperatura ámbito Todos n Tómese su tiempo todos Mis plátanos Rose especial Todavía no estoy tan lejos que tengo una antorcha para matarlo, pero resultó excelente, pruébelo, se sorprenderá de que fue un éxito

Semeja que esta receta no fue probada en una cocina de prueba. La corteza es delgada, no fuerte, no escamosa, sencillamente dura. Al horno unos 20-30 minutos mucho más de lo sugerido. El gusto era bueno, pero pienso que es pues antes caramelicé el plátano. Los plátanos no subieron y fue horriblemente feo.

Mejorando el pastel de verduras

  1. Adecentar y recortar las zanahorias. Las ponemos en una cazuela con agua y sal y las dejamos hervir diez minutos tras hervir o hasta el momento en que observemos que están blandas.
  2. Recortar la cebolla, sacando la cubierta exterior y ponerla a fuego retardado en una sartén con una gota de aceite.
  3. Limpiamos los puerros teniendo precaución de eliminar la mugre que se amontona en la base de cada hoja. Picar y añadir a la sartén donde se pochó la cebolla.
  4. Adecentar de forma cuidadosa las setas. Pícalos asimismo y añádelos a la sartén. Sacamos ocasionalmente a fin de que se cocinen todas y cada una de las verduras por igual.
  5. Batir los huevos en un bol y añadir la nata. Mezcla bien y condimenta al gusto.
  6. Añade las verduras a este bol. Por una parte, las zanahorias escurridas, y por otro, las que untamos en la sartén.
  7. Engrasa un molde -salvo que sea de silicona, en tal caso no es requisito-. Voltea de forma cuidadosa el contenido del bol.
  8. Introduce en el horno a 160 grados a lo largo de unos 40 minutos o hasta el momento en que al ingresar un cuchillo en la tarta, este salga limpio.
  9. Dejar enfriar del horno. En el momento en que esté templados, desmoldar.
  10. Servimos con tu salsa preferida: mahonesa, ratatouille, salsa de tomate…

Naturalmente, esta receta es muy polivalente. Tenemos la posibilidad de integrar cualquier clase de verdura que se nos ocurra. Pimientos, calabacines, guisantes, frijoles, espárragos o cualquier otra cosa que esté en temporada.

Tiempo: 35 minutos

Deja descansar por lo menos unos minutos. Se goza mejor ardiente o aun frío en los meses mucho más calurosos. Si lo haces cada día, guárdalo en el frigorífico y sácalo cuando menos una hora antes de comerlo a fin de que el frío no apague los sabores.

Puedes cortarlo en porciones para ser útil a los convidados y poner una salsera con la salsa escogida en el centro de la mesa y que cada uno de ellos agregue la cantidad que prefiera a su plato. ¡Disfrútalo, este pastel es… provocador!

Deja un comentario