Recetas con calabaza karlos arguiñano

La calabaza pertence a las verduras mucho más consumidas en invierno. Su gusto dulce, su bajo contenido calórico y su utilidad en el momento de elaborar recetas son ciertas causas para incluirlo en nuestra dieta.

Además de esto, la calabaza tiene bastantes provecho para nuestro bienestar: es antioxidante, hace más fuerte nuestras defensas, protege el sistema cardiovascular, y entre sus minerales resaltan el potasio, el fósforo, el magnesio, el hierro y el zinc.

Calabaza Asada con Chorizo, una receta arguiñana idónea para el otoño

Fotografía: Hogarmanía

El otoño es temporada de comidas ricas y suculentas y esta receta de Calabaza Asada con Chorizo ​​​, cae como un guante. Para hacerlo precisas: 1 kg de calabaza, 4 huevos, 250 gramos de chorizo ​​fresco, ½ barra de pan, aceite de oliva virgen plus, 30 ml de vinagre, sal, orégano y perejil.

¿El puré de calabaza es bueno para la gastritis? ¿Qué ocurre con la gastroenteritis?

La gastritis hay que a una lesión en la barrera mucosa del estómago, por medio de la que los ácidos estomacales tienen la posibilidad de dañar las paredes del estómago y, si bien parezca asombroso, la crema de calabaza es buenísima para la gastritis.

Esto se origina por que la calabaza es riquísima en un nutriente que resguarda el revestimiento del estómago, la arcilla. De ahí que, el puré de calabaza no solo es bueno contra la gastritis, asimismo es eficiente contra la acidez estomacal, la acidez estomacal e inclusive las úlceras.

¿HAS HECHO ESTA RECETA?

Deja un comentario en esta entrada o comparte una fotografía con el hashtag #danzadefogones en Instagram o en tu comunidad preferida.

Receta de crema de calabaza

Otro ingrediente que va realmente bien en todas y cada una de las cremas son los picatostes de pan frito. Retire la cazuela del fuego y bátalo todo con una batidora eléctrica hasta el momento en que se transforme en una crema fina. A nuestra receta sugerida, que no transporta leche ni nata, le hemos añadido unas cucharaditas de curry para impulsar el gusto. Mondar y trocear la cebolla y sofreírla a fuego retardado en una cazuela grande con 3 medidas de cuchara de aceite a lo largo de 6-8 minutos. Corta las calabazas sobrantes en cubos pequeños y agrégalas a la cazuela asimismo.

Si disfrutas una crema mantecosa de calabaza, puedes añadir unos quesos en porciones a la cazuela o sustituir un tazón de agua por un tazón de leche condensada o crema. Estos elementos van a hacer que la crema de calabaza tenga una textura muy mantecosa. Carlos Arguinano ha listo una receta de medallones de rape braseado con crema de calabaza que afirma que «es para aplaudir».

Deja un comentario