Relleno para tarta de fresa

Súper simple y exquisito. No hay solamente que ver. Ahora nos encontramos en temporada de fresas y hay que aprovecharlas. Willy – mi primer perro – se encontraba desquiciado por las fresas, pero asimismo por la sandía… lloraba toda vez que me veía para compartirlas con él. Es una lástima que Clara y Camilo -los personajes principales de nuestra portada- no sean tan mercaderes de verdura, si bien cada vez les agrada mucho más comer nuestras cosillas. Ayer les di un hummus que tengo listo para traer en unos días, pero no lo conseguimos. Clara lo dejo en el piso, ella queria la pizza que estabamos comiendo, y las fresas tampoco las llamen 😀

Contenidos

Torta de Crema de Fresas

  1. La primera cosa que debemos llevar a cabo es nuestra La tarta de fresas con nata es para llevar a cabo la tarta, te invito a que la hagas el día previo y la almacenes en el frigorífico tapada con papel aluminio hasta el momento en que vayas a realizar la tarta. Hacemos esto por el hecho de que es mucho más simple realizar una incisión para el relleno del bizcocho y con algo de precaución seguramente no se rompe.
  2. Una vez que la tarta esté fría y descansada, debemos cortarla con bastante precaución en tres partes iguales. Mojamos bien los tres cortes de la tarta en un almíbar rápido y a lo largo de este tiempo tenemos la posibilidad de proseguir con la instalación de la crema.
  3. Cuando contamos la nata montada, agregamos el azúcar glass tamizada, ámbas medidas de cuchara de queso crema con 1/2 bolsa de requesón (el requesón y el requesón son a fin de que no se hunda la nata) y ofrecemos el pega un batido veloz, todo debe quedar bien que viene dentro.
  4. Lava bien las fresas y córtalas en cuartos para el relleno, reservando las mucho más lindas para la decoración (yo las corté como el relleno por el hecho de que no quedaban realmente bonitas), puedes laminarlas, ponerlas en la mitad y si no son enormes déjalas enteras.
  5. Ahora poseemos todo listo para montar nuestra tarta de crema de fresas. Primero colocamos como base los bizcochos muy húmedos, en este momento la mezcla que hemos listo con la nata y el resto elementos y por arriba unas fresas. Solo precisas reiterar esta operación hasta el desenlace.
  6. Una vez que acabemos, juega lo mucho más entretenido, decóralo. Es solo cuestión de imaginación y imaginación. Para el borde del bizcocho utilicé fresas, una bolsa de papel (que no se me da realmente bien, solo me protejo) y crocantes de almendras. Ahora puedes observar el resultado. Y se encontraba fallecido.
  7. Si bien este pastel se hace con fresas y crema, asimismo puedes llevarlo a cabo con distintas frutas, durazno, piña, kiwi o cualquier otra fruta que te agrade, siempre y en todo momento queda mejor con frutas ácidas pues contrastan. ¿Te atreves con esta tarta de crema de fresas?

  1. Precalentar el horno a 180ºC.
  2. En un procesador de alimentos, licúa todos y cada uno de los elementos base (harina, mantequilla, azúcar y sal) hasta el momento en que se formen migas húmedas.
  3. Trasfiere esta mezcla a un molde para pastel redondo de 20 cm con fondo removible.
  4. Con los dedos enharinados, presiona la masa uniformemente hasta el fondo del molde y hacia arriba, cubriendo los lados.
  5. Sumerja un tazón de medir seca en harina y úsela para apretar la masa firmemente contra el fondo y los lados de la sartén.
  6. Introduce el molde en el congelador a lo largo de 15 minutos hasta el momento en que la masa se endurezca.
  7. Con un tenedor pinchar la masa en muchas partes.
  8. Hornear a lo largo de 25 minutos hasta el momento en que estén doradas. Si la corteza se seguidor a lo largo de la cocción, presione delicadamente con una cuchara.
  9. Sacar la base de tarta del horno y dejar enfriar totalmente en el molde.
  10. En un tazón mediano, mezcle el queso crema y el azúcar, batiendo hasta el momento en que quede despacio.
  11. Alargue esta mezcla de forma traje en el fondo de la masa horneada (todavía en el molde para tarta).
  12. Empezando por el borde exterior, ponga las fresas partidas en el medio en círculos concéntricos apretados sobre el queso crema.
  13. En una cazuela pequeña, ardiente la gelatina a fuego medio-bajo hasta el momento en que se licue.
  14. Cubre levemente las fresas con gelatina y deja descansar a lo largo de por lo menos 20 minutos.
  15. Introduce el molde de tarta de fresas en el frigorífico a lo largo de por lo menos 1 hora.
  16. Retire la tarta de fresas de la sartén inmediatamente antes de ser útil.
  17. Rebana el pastel de fresas y sirve rápidamente.

Puedes utilizar un queso crema rápido, pero el relleno no va a ser tan cremoso.

Montaje y decoración de la tarta:

Esta tarta es bastante simple de montar. Se pone primero el bizcocho en forma removible, se vuelca con el almíbar, se dividen las fresas, se rellena con la tarta de queso y se cubre con el próximo bizcocho ahora almibarado. Sugiero dejarlo descansar en el refrigerador a lo largo de precisamente 4 horas (no congelar, solo enfriar) para dejar que el pastel se asiente y los sabores se mezclen.

Cobertura: glaseado de crema de mantequilla de fresa

Esta cobertura de pastel de ángel de fresa es mi preferida. Se realiza desde polvo de fresa conseguido de la molienda de fresas liofilizadas. Las vas a encontrar en el mercado como fresas liofilizadas.

  • 1/2 taza de fresas liofilizadas
  • 120 g de mantequilla – a temperatura ámbito y sin sal –
  • 2 tazas de azúcar glass
  • 2 1/2 medidas de cuchara de crema densa
  • 1/2 cucharada chica de extracto de vainilla
  • una migaja de sal
  • fresas frescas picadas para personalizar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *