Salmón al horno con verduras arguiñano

Para iniciar con esta receta de Salmón a la Plancha Arguiñano, primero debemos mondar y trocear la zanahoria, la cebolla, el pimiento verde y el puerro. Tras recortar todas y cada una de las verduras, guisarlas en una sartén con aceite de oliva y añadir sal y pimienta al gusto.

Ahora, pone las verduras en una bandeja de horno y añade los 2 tomates troceados por arriba. Añádeles el salmón antes condimentado.

Elementos para la salsa de champiñones para acompañar el ESPECIAL NAVIDAD SALMÓN ASADO CON VERDURAS:

250 g de champiñones o champiñones 1-2 dientes de ajo 1/2 cebolla cien ml (1/2 taza) ) vino blanco 200ml de nata rápida o nata para cocinar (Puedes reemplazarlo por leche condensada) Sal Aceite de oliva virgen plus Pimienta negra recién molida

Ahora en venta en España y Europa mi libro «POSTRES PARA LAS CUATRO ESTACIONES» pincha en la fotografía:

Pechuga de Pollo Rellena al Horno

Mezcla el salmón con la marinada, asegurándote de remojarlo absolutamente. Con esta simple receta, en solo veinte minutos, vas a tener listo un exquisito salmón al horno sin precisar cocinarlo al vapor. Todo lo mencionado se adereza con un exquisito adobo elaborado con ricas condimentas de gusto. Mondar y picar la cebolla, el puerro, la zanahoria y el pimiento verde y saltear las verduras en una sartén con algo de aceite. Vamos a la cocina, cocinaremos este pescado en media hora. Ten en cuenta que el misterio de un marmitaco perfecto es la calidad de los elementos y no sobrecocer el pescado que vayas a usar.

Exquisitas recetas fáciles de pescado para realizar en el hogar

El único problema es que no va a hacer que la piel quede súper crocante. Si la piel dorada es su prioridad, le sugerimos algo como esta sartén de salmón glaseado con limón. Ten en cuenta que el misterio de un marmitaco perfecto está en la calidad de los elementos y en no sobrecocer el pescado que vayas a emplear.

Pero ojo, en dependencia del tamaño de la parte de pescado, en nuestro caso salmón, los tiempos cambiarán. Vierta la salsa sobre la cama de tomates y papas y deje un tanto para poner sobre el salmón. Poner el vaso de vermut blanco sobre el salmón y llevar al horno a 220º C a lo largo de precisamente 12 minutos.

Mejorando la base de salmón al horno

  1. Comenzamos pelando y mejorando los elementos que usaremos. Mondar las patatas y cortarlas en rodajas de un centímetro de espesor precisamente. Mondar y recortar los tomates en rodajas finas. Recortar la cebolla y el puerro en juliana. Mondar y recortar la zanahoria en rodajas.
  2. Freír las patatas en una sartén con abundante aceite. No tienen que quedar bastante crocantes ni doradas, por el hecho de que vamos a terminar de hornearlas en el horno.
  3. Calentar el horno a 180°C.
  4. Una vez listas las patatas, disponerlas en la bandeja de horno formando una cubeta. Salimos Poner las rodajas de tomate sobre las patatas y añadir algo de sal.
  5. Ingresamos el plato con patatas al horno y tomate. Lo vamos a tener a 180º, con calor arriba y abajo, a lo largo de 15 minutos o hasta el momento en que el tomate esté bien triturado con un tenedor. En el momento en que esté listo, sácalo y guárdalo.
  6. Añade una gota de aceite de oliva virgen plus en una sartén. En el momento en que esté templados, añadir la cebolla, el puerro, la zanahoria y una migaja de sal. Hornear a fuego moderado hasta el momento en que la cebolla y el puerro se pongan con transparencia y la zanahoria se suavice. Vierta la salsa sobre la cama de tomates y papas y deje un tanto para poner sobre el salmón.
  1. Condimentar el salmón con sal y pimienta y ponerlo sobre los elementos ahora preparados en la fuente de horno. Ponemos la salsa que guardamos sobre el salmón.
  2. Ya que la carne del pescado es tierna por sí, no requiere un largo asado en el horno. Pero ojo, en dependencia del tamaño de la parte de pescado, en nuestro caso salmón, el tiempo cambiará. Si la parte es grande, tenemos la posibilidad de achicar la temperatura de cocción a 180°C, prolongando el tiempo de cocción. Si las piezas son mucho más pequeñas y finas, colgaremos la temperatura a 200° o 230° C, reduciendo el tiempo de horneado.
  3. Al final volcamos algo de vino blanco sobre el pescado y lo metemos al horno a 200° C. Calentando arriba y abajo, unos 20 minutos o hasta el momento en que se abra el filete de salmón, no está crudo No perder el tiempo, no tenemos ganas que el pescado esté seco, deseamos que esté en su ubicación.

Deja un comentario