Salsa para filetes de pollo a la plancha

Vamos a conocer de qué manera lograr que las pechugas de pollo a la parrilla queden súper jugosas. Estas pechugas a la parrilla son agradables y idóneas para contemplar una ensalada, un sándwich o ciertos tacos. ¿Andas listo para conocer el misterio?, en esta receta empleo pechugas de pollo enteras a fin de que queden aún mucho más jugosas, pero puedes utilizar filetes de pollo (hay que achicar el tiempo de cocción a una tercer parte y listo). El truco está en marinar el pollo por adelantado y de qué manera se prepara.

Los tres pasos clave para una pechuga de pollo jugosa son:

Pechugas de pollo a la plancha con salsa mantecosa de mostaza

Cocinar pechugas de pollo a la plancha con salsa es impresionantemente simple.

Cocine el pollo por los dos lados hasta el momento en que se dore, reserve para sostener ardiente y use exactamente la misma sartén para cocinar la salsa hasta el momento en que espese y vierta sobre el pollo.

Preparación

  1. Primero prepararemos la «última», indudablemente, la mejor de todas y cada una de las salsas para pollo. Para esto, excita el caldo de pollo a fuego retardado.
  2. Una vez ardiente el caldo, añadir la nata de a poco y cocinar a lo largo de diez minutos quitando ocasionalmente.
  3. Sacar del fuego y añadir la mantequilla, antes cortada en cubos pequeños. Revuelva hasta el momento en que se disuelva completamente.
  4. Condimentar con sal y pimienta y dejar tapado.
  5. Freír la pechuga de pollo por los dos lados en una sartén con algo de aceite de oliva. Sazone al gusto.
  6. Sirve el plato recién listo y cubre con nuestra salsa de pollo “La Suprema”.

Si lo quiere, use otros géneros de salsas para el pollo, como:

Procedimiento

  1. Sazone el pollo ampliamente en los dos lados
  2. Ardiente 4 medidas de cuchara de aceite de oliva virgen en una sartén. En el momento en que esté ardiente dorar el pollo por los dos lados.
  3. Retire el pollo, reduzca el fuego y saltee la cebolla con el papel de laurel a lo largo de unos 15 minutos a fuego medio-bajo hasta el momento en que esté bien cocido.
  4. Añada el ajo y espolvoree la harina. Freír a lo largo de unos minutos.
  5. Entonces añada el vino blanco y cocine por unos minutos mucho más para dejar que el alcohol se evapore.
  6. Añada el caldo y revuelva bien. Cocine sin tapar a fuego medio a lo largo de 5 minutos.
  7. Retire el papel de laurel. Revuelva la salsa en la licuadora y agréguela de nuevo a la sartén.
  8. Vuelva a poner los filetes de pollo con la salsa de cebolla y vuelva a calentar a lo largo de unos 5 minutos o el suficiente tiempo para calentar y finalizar de cocinar por la parte interior.
  9. ¡Y listo! Ayuda espolvoreado con algo de perejil si lo quiere. ¡Disfrute de su comida!

Pechuga de pollo a la plancha con salsa teriyaki, naranja y miel con verduras al wok

Calentar otra sartén, añadir algo de aceite y en el momento en que esté ardiente añadir el filete de pollo y sofreírlos por los dos lados. Al fin y al cabo, nos encontramos frente a una receta sana y simple de digerir, bien avalada por quienes sufren trastornos digestibles. Si este plato se acompaña de un primero, que complemente el aporte de una nutrición rica en vitaminas, minerales y fibra, conseguiremos una dieta balanceada. Las recetas acostumbran a señalar elementos cuyo porcentaje de el consumo de referencia es esencial. Estos platos están pensados ​​como plato primordial en la comida o la cena, con lo que su ración es mayor y su aportación a la dieta considerablemente mayor. Pasados ​​unos 2 minutos, añade una medida pequeña de agua y la pastilla de Avekrem para cocer las verduras, no freírlas.

Excita unas medidas de cuchara de aceite de oliva en una aceptable sartén, preferentemente de hierro, y cocina las pechugas a capacidad media-alta, presionándolas primero de forma fuerte con una espátula a lo largo de cinco minutos. Si no te quedan bien, hazlos separadamente. Ponga la base de vinagreta en platos para ser útil. Seque las pechugas de pollo con papel de cocina y colóquelas entre 2 hojas de papel pergamino. Golpee con un mazo para carne o un rodillo para achatar cada pechuga.

Deja un comentario