Tarta de fresas y chocolate sin horno

  1. La primera cosa que haremos es machacar muy finamente las galletas y añadir la mantequilla fundida. Revuelva bien y transfiéralo a un molde desmontable, propagando bien la mezcla de galletas por todo el fondo y presionando hacia abajo a fin de que quede despacio. Guardamos en el frigorífico. Puedes observar todo este desarrollo con mucho más aspecto en nuestro producto sobre bases para tartas y otros pasteles.
  2. Para la cubierta de chocolate, en un cazo ponemos la nata y la leche. Verter algo de esta mezcla, unos cien ml, en un vaso y añadir el bulto de requesón. Al fuego, con el resto de la nata y la leche fría, agregamos el azúcar y el chocolate y calentamos a fuego medio hasta el momento en que se funda el chocolate.
  3. Entonces agregamos el requesón y calentamos hasta el momento en que hierva (retirarlo en relación comience a hervir) sin dejar de batir con los palitos.
  4. Verter la mezcla en el molde sobre la base de galleta y enfriar hasta el momento en que se endurezca un tanto y tome rigidez.
  5. Para la cubierta de fresas vamos a hacer lo mismo que en el paso previo. Dividir cien ml de leche fría y nata para diluir la cuajada. En el momento en que el resto de la leche, la nata y el azúcar comiencen a hervir, añadir la mermelada y diluir bien. En el momento en que esté ardiente y humeante, añada la mezcla de cuajada, revuelva bien y vuelva a hervir, batiendo todo el tiempo. En relación deje de hervir, retiramos.
  6. Una vez que endurezca bien, se vuelca la mezcla de chocolate y se deja de nuevo en el refrigerador.
  7. Repetimos exactamente el mismo desarrollo previo con la cubierta de vainilla, incorporando la vainilla a la mezcla de nata, leche y requesón. El resto se hace del mismo modo y en el momento en que hierva lo agregamos sobre la cubierta de fresas.
  8. Dejar enfriar en el frigorífico un mínimo de 4 horas o toda la noche a fin de que cuaje bien antes de desarmar.

Te puede atraer:

750 g iogur gusto fresa 250 g queso mascarpone o queso para untar 300 ml (1+1/4 tazas) para batir nata o nata para montar 2 sobres de gelatina confitada gusto fresa (Cada sobre para 500 ml de líquido) 200 ml (3/4 taza) de agua

Elaboración de la tarta de chocolate con fresas

  1. Para comenzar a llevar a cabo la tarta de chocolate con fresas, funda la mantequilla. Puedes llevarlo a cabo en el microondas o en la estufa. Entonces deja templar el aceite.
  2. Proseguir triturando las galletas con el relleno incluido. Moler hasta conseguir un polvo muy fino.
  3. Entonces añada la mantequilla fundida y la leche. Mezcla hasta el momento en que se incluyan los 2 elementos.
  4. Siga vertiendo la masa en el molde para tarta y extiéndala con el dorso de una cuchara. Al tiempo, presionamos el fondo del molde para conformar la base de la tarta de fresas y chocolate.
  5. En el momento en que poseas una base bien definida, llévala al congelador y déjala allí mientras que preparas el relleno.
  6. Para comenzar a completar la tarta, coloca la nata en un cazo a fuego medio y caliéntala. Justo antes que hierva, quita la cazuela del fuego y añade el chocolate troceado. Revuelve hasta el momento en que el chocolate se funda y se integre completamente.
  7. En este momento saca la lata del congelador y añade la mermelada de fresa. Extiéndelo bien por toda la base.
  8. Ahora, arroja la ganache de chocolate sobre la mermelada y extiéndela con una espátula de repostería.
  9. Adorna la tarta poniendo las fresas frescas sobre el chocolate.
  10. Concluya espolvoreando ciertas almendras y pistachos picados.
  11. Trasfiera el pastel sin hornear al refrigerador y enfríelo a lo largo de por lo menos 2 horas.
  12. Retire del refrigerador cuando menos 15 minutos antes de ser útil el pastel de chocolate con fresas.

Preparación de la base:

Desmenuza las galletas con un procesador de alimentos, añade la mantequilla fundida, el cacao en polvo y algo de leche, mezcla. Poner papel de horno en la base de la manera y untar los laterales con algo de aceite de girasol o aerosol, verter la mezcla de bizcocho, prolongar por toda la base y aplanar bien, ayudándonos con el fondo de un vaso, reservar en el frigorífico hasta endurece, sigue con la receta.

Preparación y montaje del topping

  1. La mayor virtud para llevar a cabo el topping es emplear una mermelada mantecosa y con bastante gusto a fresa.
  2. Puedes conseguir en el mercado mermelada que es simple de diluir y que no deja grumos a fin de que tu cobertura sea especial.
  3. Se pone en un cazo la mermelada, 5 medidas de cuchara de agua y 1 cucharada colmada de azúcar glass.
  4. Excita delicadamente hasta el momento en que se forme un almíbar. Sacar del fuego y añadir media taza de agua ardiente con medio bulto de gelatina neutra bien diluida. Revuelva con un batidor para conjuntar con la mermelada.
  5. Una vez cuaje un tanto, vuelca la mezcla en el molde sobre la tarta de fresas ahora enfriada.
  6. Cerciórate de que el medicamento de cobertura esté traje (como es líquido, es bastante simple).
  7. Y nuevamente en el frigorífico una hora, pues debe estar friísima al gusto. Exquisito, vamos.

Te aseguro que este es un pastel fabuloso que nutrirá a unas 8-diez personas en dependencia de tu pastel.

Deja un comentario